Conferencias

José delante del pueblo para preservación de vida – Introducción
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email
Share on print

Descargas

Traducciones

Reproducir vídeo

José delante del pueblo para preservación de vida – Introducción

Muy buenas noches, amados amigos y hermanos presentes aquí en Austin, Texas, aquí en la Iglesia “La Voz de la Piedra Angular”, ministro Juan Ramos, y todos los que están aquí para escuchar la Palabra del Señor, que han venido en esta ocasión. Y un saludo también para los que están en diferentes naciones, ministros y sus congregaciones; y un saludo muy especial para el misionero Miguel Bermúdez Marín.

En esta noche quiero leer en Génesis, capítulo 45. Capítulo 45 del Génesis, verso 1 en adelante, dice… Fue cuando José, hijo de Jacob, se reveló a sus hermanos allá en Egipto. Dice:

“No podía ya José contenerse delante de todos los que estaban al lado suyo, y clamó: Haced salir de mi presencia a todos. Y no quedó nadie con él, al darse a conocer José a sus hermanos.

Entonces se dio a llorar a gritos; y oyeron los egipcios, y oyó también la casa de Faraón.

Y dijo José a sus hermanos: Yo soy José; ¿vive aún mi padre? Y sus hermanos no pudieron responderle, porque estaban turbados delante de él.

Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto.

Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.

Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega.

Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación.

Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.

Daos prisa, id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José: Dios me ha puesto por señor de todo Egipto; ven a mí, no te detengas.

Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus ganados y tus vacas, y todo lo que tienes.

Y allí te alimentaré, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no perezcas de pobreza tú y tu casa, y todo lo que tienes.

He aquí, vuestros ojos ven, y los ojos de mi hermano Benjamín, que mi boca os habla.

Haréis, pues, saber a mi padre toda mi gloria en Egipto, y todo lo que habéis visto; y daos prisa, y traed a mi padre acá.

Y se echó sobre el cuello de Benjamín su hermano, y lloró; y también Benjamín lloró sobre su cuello.

Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él”.

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

Hoy tenemos la introducción al tema de escuela bíblica: “JOSÉ DELANTE DEL PUEBLO PARA PRESERVACIÓN DE VIDA”. Este será el tema del próximo domingo de escuela bíblica, Dios mediante; y hoy tendremos una corta introducción a ese tema.

José, hijo de Jacob, es tipo y figura de la Venida del Señor, es tipo y figura del Mesías; es la persona más perfecta de la historia bíblica; es el penúltimo hijo de Jacob, el cual nació profeta, o sea que nació con las dos consciencias juntas, como profeta de Dios; al cual Dios le reveló el futuro de toda su familia, y le mostró que sus hermanos y su padre y su madre se inclinarían delante de él.

Le mostró en la parte de la agricultura once manojos que se inclinaban frente a otro manojo, lo cual representaba sus once hermanos inclinándose delante de José. Y luego le mostró el sol, la luna y once estrellas también postrándose delante de él, lo cual significaba que toda la familia se inclinaría delante de José. Y eso no le gustó a sus hermanos, y le dicen: “¿Nos vamos a inclinar delante de ti?” Le odiaron porque siempre los sueños le favorecían a José, eran pro-José.

Dios, por cuanto revela Sus secretos a Sus siervos Sus profetas, le estaba revelando ese secreto a José, del futuro de la familia de Jacob; sueño que se cumplió perfectamente cuando sus hermanos se inclinaron delante de él, cuando fueron a Egipto unas cuantas veces buscando alimento, porque había comenzado la hambruna; y ya cuando tienen esta parte histórica, en donde él se revela a ellos, ya habían transcurrido los siete años de abundancia, el alimento estaba almacenado y era repartido o vendido gradualmente, y ya habían comenzado dos años de hambruna.

Y ahora él se revela a ellos y les dice: “Yo soy José, vuestro hermano”. El susto que pasaron fue mayor que la hambruna. Con su cabello diferente al de un judío, o sea, su cabello estilo gentil; su vestidura tipo gentil, hablando el idioma gentil de los egipcios; como gobernador, príncipe de un reino gentil; y para colmo, casado con una gentil; y para más colmo, el suegro sacerdote de On. Nada concordaba con la forma que tenía que ser un judío. Pero con todo y eso, ese era el hermano de ellos, y era un profeta.

Vean ustedes otra cosa: Zafnat-panea; o sea que tenía por nombre un nombre gentil también. Y que no se decía que él era judío; pasaba como egipcio.

El reverendo William Branham encontró en la vida de José, el hijo de Jacob, la persona más perfecta que tipificaba a Cristo, y dijo: “Si algún día Dios me da un hijo, le pondré por nombre José”; y Dios le dio el hijo. Y antes de tener el hijo Dios le dijo que le iba a dar un hijo, y él le dice a su esposa: “¡Viene José, viene José!”.

Por lo tanto, es tipo y figura, también el hijo del reverendo William Branham es tipo y figura de la Venida del Señor. No que en él se va a cumplir la Venida del Señor, sino que es tipo y figura de la Segunda Venida de Cristo.

Es una bendición grande ser tipo de la Segunda Venida de Cristo, pero de ahí no pasa; tiene una bendición grande en representar la Segunda Venida de Cristo.

Y la esposa del hermano Branham, como madre de él, tiene la bendición de ser tipo de la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo, la cual, cuando ya no podía tener niños, Dios le dijo al hermano Branham que iba a tener un niño por ella y le pondría por nombre José. Ella como tipo y figura de la Iglesia-Novia de su tiempo.

En todo eso está un misterio muy grande: el misterio de la Segunda Venida de Cristo; y por consiguiente cumplirá también el tipo de José, hijo de Jacob, el cual se revelará a sus hermanos los judíos en este tiempo final.

Por eso el reverendo William Branham dice: “Cuando ellos vean a Cristo viniendo por Su Iglesia (Su Iglesia-Novia), ellos dirán: ‘Este es el que nosotros estamos esperando”.

Página 187 del libro de “Las Edades”. Esta versión nos dice… Página 187 de “Las Edades”, párrafo 57 en adelante… Tenemos que comenzar antes, en la página anterior. Comenzamos en el párrafo 55 de la página 186. Dice:

“55. El primer hijo (Adam) era la Palabra-simiente hablada de Dios. Le fue dada una esposa para reproducirse. Para eso le fue dada la esposa, para reproducirse; para producir otro hijo de Dios. Pero ella cayó. Ella cayó por mezclarse. Ella hizo que él muriera.

56. Al segundo Hijo (Jesús), también una Palabra-Simiente hablada de Dios, le fue dado una novia así como fue Adam. Pero antes de que Él se pudiera casar con ella, ella también había caído. Ella, como la esposa de Adam, fue puesta a prueba para ver si creería la Palabra de Dios y tendría Vida, o dudar la Palabra y morir. Ella dudó, dejó la Palabra; y por eso murió.

57. De un grupo pequeño de la verdadera simiente de la Palabra, Dios presentará a Cristo una Novia amada. Ella es una virgen de Su Palabra. Ella es una virgen porque no conoce ningún credo ni dogma hecho por el hombre. Por y a través de los miembros de la Novia será cumplido todo lo prometido por Dios que habría de ser manifestado en la virgen.

58. La palabra de promesa vino a la virgen María, y esa Palabra prometida era Él mismo, Quien habría de ser manifestado. Dios fue manifestado. Él mismo actuó en ese tiempo y cumplió Su propia Palabra de promesa en la virgen. Fue un ángel quien le había traído el mensaje, y el mensaje de ese ángel fue la Palabra de Dios (Isaías 9:6). Él cumplió en ese tiempo todo lo que estaba escrito acerca de Él, porque ella aceptó Su Palabra.

59. Los miembros de la Novia-Virgen Le amarán y ellos tendrán Sus virtudes, porque Él es su cabeza y todo poder le pertenece. Ellos están sujetos a Él, así como los miembros de nuestros cuerpos están sujetos a nuestra cabeza.

60. Note la armonía entre el Padre y el Hijo. Jesús nunca hizo nada sin que primeramente le fuese mostrado del Padre (Juan 5:19). Esta armonía ahora habría de existir entre el Novio y la Novia. Él le enseña a ella Su Palabra de Vida, ella la recibe y nunca la duda. Así que nada la puede dañar, ni aun la muerte. Porque si la simiente fuere sembrada, el agua la hará brotar de nuevo. Aquí está el secreto de esta cosa: la Palabra está en la Novia (así como estuvo en María). La Novia tiene la mente de Cristo porque ella sabe lo que Él quiere que se haga con la Palabra. Ella lleva a cabo el mandamiento de la Palabra en Su Nombre porque ella tiene un ASÍ DICE EL SEÑOR. Entonces la Palabra es vivificada por el Espíritu, y llega a suceder. Así como una simiente que es sembrada y regada, llega a la cosecha madura, cumpliendo su propósito.

61. Aquellos que están en la Novia hacen solamente Su Voluntad; nadie puede hacer que procedan de otra manera. Si no tienen un ASÍ DICE EL SEÑOR, se quedan callados. Ellos saben que tiene que ser Dios en ellos haciendo las obras, cumpliendo Su propia Palabra. Él no completó toda Su obra cuando estuvo aquí en Su ministerio terrenal, así que ahora obra en y por medio de la Novia. Ella sabe eso, porque no era el tiempo para hacer ciertas cosas que ahora tiene que hacer; pero Él ahora a través de la Novia dará cumplimiento a esa obra que dejó para este tiempo en particular”.

¿Sí entendimos lo que leí? Todo eso es para nosotros y para nuestro tiempo, para nuestra edad, para la Iglesia-Novia de este tiempo. Por lo tanto, la Iglesia-Novia tendrá a nuestro José.

Ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta introducción: “JOSÉ DELANTE DEL PUEBLO PARA PRESERVACIÓN DE VIDA”.

Que Dios les bendiga y les guarde, y continúen pasando una noche feliz.

Si hay alguna persona que todavía no ha conocido a Cristo – que no ha recibido a Cristo como Salvador, lo puede hacer en estos momentos, y estaremos orando por usted. Y si se encuentra en otro país también puede pasar al frente, para que quede incluido en la oración que estaremos haciendo por los que estarán recibiendo a Cristo como único y suficiente Salvador.

Con nuestros ojos cerrados y nuestros rostros inclinados:

Padre nuestro que estás en los Cielos, bendito Tu Nombre para siempre. Venimos a Ti en el Nombre del Señor Jesucristo con todas las personas que están recibiendo a Cristo en diferentes países en esta ocasión. Te ruego los recibas en Tu Reino. En el Nombre del Señor Jesucristo te lo ruego, para quien sea la gloria y la honra por los siglos de los siglos. Amén.

Y ahora repitan conmigo, los que están recibiendo a Cristo repitan conmigo esta oración:

Señor Jesucristo, escuché la predicación de Tu Evangelio y nació Tu fe en mi corazón.

Creo en Ti con toda mi alma. Creo en Tu Primera Venida, Señor. Creo en Tu muerte en la Cruz del Calvario como el único Sacrificio de Expiación por nuestros pecados. Creo en Tu Nombre como el único nombre bajo el Cielo, dado a los hombres, en que podemos ser salvos.

Reconozco que soy pecador y necesito un Salvador. Doy testimonio público de mi fe en Ti y de Tu fe en mí, y te recibo como mi único y suficiente Salvador.

Te ruego perdones mis pecados y con Tu Sangre me limpies de todo pecado; y me bautices con Espíritu Santo y Fuego luego que yo sea bautizado en agua en Tu Nombre, y produzcas en mí el nuevo nacimiento.

Quiero nacer en Tu Reino, quiero entrar a Tu Reino, quiero vivir eternamente en Tu Reino contigo.

Señor, haz una realidad en mí la salvación que ganaste en la Cruz del Calvario para mí y para todos los que están escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero.

Te lo ruego en Tu Nombre Eterno y glorioso, Señor Jesucristo. Amén y amén.

Los que han recibido a Cristo como Salvador pueden ser bautizados, como Cristo dijo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” [San Marcos 16:15-16].

Por lo tanto, bien pueden ser bautizados; y que Cristo les bautice con Espíritu Santo y Fuego, y produzca en ustedes el nuevo nacimiento. Y nos veremos eternamente en el Reino de Cristo.

Ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión.

Continúen pasando una noche feliz; y nos veremos mañana, Dios mediante, en la reunión de ministros; y luego el domingo – o en la cena que hay después de la reunión de ministros; y luego el domingo próximo en la escuela dominical, con el tema: “JOSÉ DELANTE DEL PUEBLO PARA PRESERVACIÓN DE VIDA”.

Que Dios les bendiga y les guarde; y continúen pasando una noche feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador.

Dejo con ustedes al reverendo Juan Ramos, y en cada país dejo al ministro correspondiente a continuación.

Que Dios les bendiga, y pasen todos muy buenas noches.

Dios les bendiga. Dios les bendiga y les guarde a cada uno, a cada uno de ustedes, hermanos y hermanas presentes y los que están en diferentes naciones. Buenas noches.

“JOSÉ DELANTE DEL PUEBLO PARA PRESERVACIÓN DE VIDA”.

 

Ir arriba