Conferencias

Saludo telefónico: Palabras de saludo en el «Tercer Aniversario de la Escuela Bíblica de Niños»
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email
Share on print

Descargas

Traducciones

Saludo telefónico: Palabras de saludo en el «Tercer Aniversario de la Escuela Bíblica de Niños»

Muy buenos días, niños y también maestras de los niños. Es una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, en este tercer aniversario del programa infantil “La Escuela Bíblica de Niños.”

Es algo maravilloso ver que ustedes, como Juan el Bautista y Jesús crecían en conocimiento y gracia delante de Dios, y sabiduría, y también en estatura, ustedes también están creciendo así, en estatura no solamente sino en sabiduría divina, conocimiento divino y gracia delante de Dios.

Y ustedes, maestras, son instrumentos de esta labor, como la virgen María era instrumento para ayudar a Jesús a crecer en sabiduría, en conocimiento y en gracia delante de Dios. Pues ella le enseñaba al niño Jesús, y también José le enseñaba, acerca de las Escrituras.

Y vean ustedes, después Jesús las sabía de memoria, pero había tenido esa enseñanza desde niño; lo cual fue de grande bendición para Jesús. Ya a los 12 años ya estaba hablando con los doctores de la Ley, haciéndoles preguntas a ellos y ellos a Él, y tenían una conversación de adultos y era un niño.

Ustedes saben que hay niños que hablan como adultos, y usted dice: “Bueno, tiene 7 años de edad en lo físico, pero tiene como 20 de madurez.” Así era Jesús, ya a los 12 años conocía bien las Escrituras y hablaba con los sabios, los doctores de la Ley, y los dejaba sorprendidos, maravillados, de la sabiduría que tenía.

Y la virgen María fue instrumento para tenerle todas esas Escrituras, la Biblia que se usaba en aquel tiempo, para que Jesús creciera en ese conocimiento y sabiduría delante de Dios, y gracia delante de Dios.

Así que les felicito, maestras. Que Dios me las bendiga grandemente, y a ustedes, niños, por estar recibiendo la enseñanza de Dios, de la Palabra de Dios, y estar creciendo en sabiduría divina, en conocimiento divino, y teniendo gracia delante de Dios.

Que Dios les bendiga grandemente a ustedes, niños aquí presentes, y los que están en otros países también. Y continúen pasando un día lleno de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador.

“PALABRAS DE SALUDO EN EL TERCER ANIVERSARIO DE LA ESCUELA BÍBLICA DE NIÑOS.”

Ir arriba