Conferencias

Maestras y niños creciendo con temor de Dios, damas sirviendo a Jesucristo con amor divino y con la revelación del Día Postrero, junto a los ministros, obreros, gente de trabajo
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email
Share on print

Descargas

Traducciones

Maestras y niños creciendo con temor de Dios, damas sirviendo a Jesucristo con amor divino y con la revelación del Día Postrero, junto a los ministros, obreros, gente de trabajo

Muy buenas tardes, ministros presentes, maestras de niños y damas y demás personas presentes en esta ocasión, y también los que están a través del satélite Amazonas o de internet en diferentes naciones; que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes.

Para esta ocasión tenemos: “DAMAS SIRVIENDO A JESUCRISTO CON AMOR DIVINO Y CON LA REVELACIÓN DEL DÍA POSTRERO,” y por consiguiente trabajando como trabajaban las damas que trabajaban en el ministerio del Señor Jesucristo, y como también lo hacían las que vivieron en el tiempo de Moisés y de Josué: que trabajaron en la Obra del Señor de aquel tiempo, conociendo el tiempo en que estaban viviendo y también conociendo el mensaje correspondiente a aquella ocasión.

También tenemos: “MAESTRAS Y NIÑOS CRECIENDO CON TEMOR A DIOS.” Dios bendiga a las maestras grandemente, que han estado siendo instrumentos de Dios para ayudar a esos niños que van creciendo, para que vayan creciendo con temor de Dios, que se cumpla la Escritura que dice: “Instruye al niño en su carrera, y aún cuando sea viejo (o sea, cuando sea mayor) no se apartará de ella.” Si los instruimos en el camino de Dios, no se apartarán de Dios aún cuando ya sean mayores. Y “MINISTROS, OBREROS, GENTE DE TRABAJO.” Que Dios les use siempre grandemente en Su obra en este tiempo final.

Leemos una Escritura de San Pablo en Segunda de Timoteo, capitulo 2, versos 14 al 26 que dice:

“Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes.

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.

Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto,

que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.

Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre (del Señor, o sea, que invoca el Nombre) de Cristo.”

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

“MAESTRAS Y NIÑOS CRECIENDO CON TEMOR DE DIOS, DAMAS SIRVIENDO A JESUCRISTO CON AMOR DIVINO CON LA REVELACIÓN DEL DÍA POSTRERO, JUNTO A LOS MINISTROS, OBREROS, GENTE DE TRABAJO.” Todos trabajando en la gloriosa Obra de Dios en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, donde Dios está llevando a cabo Su Obra más grande de todas por medio de Cristo.

¿Y por qué es la obra más grande de todas? Cuando Dios creó al ser humano en la Tierra, fue la obra más grande que había hecho, pues la obra de crear al ser humano es más grande que la de crear peces, que la de crear aves, que la de crear animales o reptiles, pues ninguno de ellos tiene alma, pero el ser humano sí, tiene alma, es alma viviente.

Y por consiguiente es de toda la creación el que ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, por eso es la corona de la creación, y por eso la Venida del Mesías tenía que ser en forma ¿de qué? De hombre con un cuerpo humano creado por Dios, y ese cuerpo es la imagen del Dios viviente terrenal, o sea, la semejanza física de Dios.

Y la imagen de Dios de otra dimensión, es el cuerpo angelical llamado el Ángel del Pacto que aparecía al pueblo hebreo y a Sus profetas en el Antiguo Testamento, en el cual estaba el Nombre de Dios.

Y ahora, podemos ver las palabras del Génesis, capítulo 1, donde dice Dios: “Hagamos al hombre conforme a nuestra imagen y semejanza, a imagen y semejanza nuestra;” vamos a leerlo directo aquí para que tengan el cuadro claro. Capítulo 1, verso 26 en adelante, luego de Dios llevar a cabo la creación de animales, de peces, de aves, dice:

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

En este pasaje en el verso 26, vemos cómo Dios dice:

“…Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza (¿para qué?); y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.”

O sea, creó al hombre a Su imagen y semejanza, ¿para qué? Para colocarlo sobre los peces del mar, las aves de los cielos y los animales y sobre todo el planeta Tierra, para que señoree, o sea, para que sea señor, sea el rey sobre el planeta Tierra y todo lo que tiene.

En palabras más claras, Dios que es el Rey de los Cielos y de la Tierra, a Su hijo Adán, le dio este planeta Tierra para que sea rey en el planeta Tierra, lo hizo a Su imagen… ahora, la promesa es, o lo que Dios dijo para… dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza,” y luego dice:

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

¿Y qué pasó con la semejanza? La semejanza se la da más adelante, la semejanza física, o sea, un cuerpo físico de carne creado del polvo de la Tierra, pero aquí en el capítulo 1 le da primero la imagen, que es el cuerpo angelical.

Y estando en el cuerpo angelical, Adán gobernaba en este planeta Tierra sobre los peces, sobre las aves, sobre los animales, y era señor de todo. O sea, que Adán en el cuerpo angelical se paseaba en este planeta Tierra y gobernaba todo, y en forma también de luz él guiaba a los animales, porque en el cuerpo angelical se puede aparecer en forma de luz, en forma de llama de fuego o en forma de un hombre, pero de otra dimensión.

O sea, todo lo que vemos que hace el Ángel del Pacto, el Ángel de Dios que aparece a través de la Escritura en la forma de una Columna de Fuego o de una nube que los protege del sol durante el día, así Dios creó al ser humano, o que aparece en la forma de un hombre de otra dimensión.

Así fue creado el ser humano al ser creado a imagen de Dios. O sea, que fue creado un ser espiritual, un hombre espíritu, y un espíritu es un cuerpo de otra dimensión, tan sencillo como eso, y luego en el capítulo 2, verso 7 dice:

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.”

Y entonces Dios coloca ese hombre espíritu dentro de un cuerpo de carne que formó, que creó del polvo de la Tierra; y fue el hombre un ser viviente, un ser de este planeta, un ser tangible, físico de este planeta, con un cuerpo como lo tienen los peces, las aves, los animales, un cuerpo visible, un cuerpo tangible creado del polvo de la Tierra. Esa es la semejanza física del ser humano, la cual vemos en los seres humanos.

Pero recuerden que cuando el ser humano, la persona muere físicamente, continúa viviendo, o sea, sigue viviendo en el cuerpo espiritual, sigue viviendo en imagen y no en semejanza física; y la imagen, pues es el cuerpo espiritual de otra dimensión, y por consiguiente va a otra dimensión a vivir, donde es visible, en esa otra dimensión, pero aunque estén con nosotros aquí, no los podemos ver porque no tienen la semejanza física que tenemos nosotros.

El ser humano es alma viviente, y tiene dos cuerpos: el cuerpo espiritual parecido a nuestro cuerpo físico, y el cuerpo físico de carne que es temporero.

Y ahora, encontramos que en ese cuerpo espiritual es que estaba Cristo antes de venir en carne humana. Por eso cuando habla en San Juan, capítulo 8, verso 56 al 58 a unos judíos que estaban discutiendo con Jesús, Jesús les dice:

“Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó.

Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?

Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.”

¿Cómo era Cristo antes de Abraham y antes de Adán también? Era el Verbo que era con Dios y era Dios, era Dios en el cuerpo angelical, dentro del cuerpo angelical, y en ese cuerpo la Escritura dice que Cristo era en el principio con Dios, y dice que por Él fueron hechas, o sea, creadas todas las cosas. O sea, las visibles, pero primero las invisibles, o sea, las de otra dimensión, porque lo que se ve, es hecho de lo que no se veía.

El ser humano aparece, ¿y de dónde apareció? De donde no se veía, de otra dimensión vino y fue materializado aquí por el mismo Dios. Por eso el ser humano es alma, espíritu y cuerpo, y por consiguiente el ser humano ha venido a ser a imagen y semejanza de Dios.

Lo más que se parece al ser humano es Dios, y lo más que se parece a Dios es el ser humano, porque ambos, vean ustedes, son alma, espíritu y cuerpo, por eso el ser humano es la corona de la creación, por eso es que la Escritura nos habla acerca de los creyentes en Cristo, y dice que son hijos e hijas de Dios, y por esa causa son herederos de Dios y coherederos con Cristo Jesús Señor nuestro, herederos de la Vida eterna, herederos de toda la creación, del mundo invisible y del mundo visible; herederos de Dios y coherederos con Cristo Jesús Señor nuestro. O sea, que no heredamos nada, aunque somos herederos, a menos que sea con Cristo; a todo lo que Cristo es heredero, también nosotros somos herederos.

Y ahora, el ser humano es de toda la creación lo más importante que Dios ha creado, por eso son hijos e hijas de Dios todos los creyentes en Cristo que han venido por medio de una nueva creación.

Ya la creación que Dios efectuó trayendo a existencia un ser humano llamado Adán, es la antigua o vieja creación, la cual perdió la Vida eterna y solamente le quedó vida temporera que es lo que hemos heredado al nacer en esta Tierra; por lo tanto, hemos venido por la antigua creación para entrar a una nueva creación que Dios está llevando a cabo, de la cual Él, que es paralelo al primero de la creación antigua, o sea, paralelo a Adán, es Jesucristo y por eso es llamado el segundo Adán.

Y la que es paralela a Eva, ¿quién es? Pues la Iglesia del Señor Jesucristo, que salió, así como Eva salió de Adán, la Iglesia ha salido de Cristo. ¿Dónde estaba Eva antes de aparecer físicamente? Pues estaba en Adán. ¿Dónde estaba la Iglesia del Señor Jesucristo? En Cristo.

Y ahora, Dios está llevando a cabo una nueva creación con Vida eterna, por eso es que nos dice la Escritura que “si alguno está en Cristo, nueva criatura es,” así que, recuerden, Dios está creando una nueva raza con Vida eterna, para lo cual tiene que primero obtener el cuerpo angelical, cuerpo espiritual, porque esa es la imagen de la persona, igual a la imagen de Dios que es el cuerpo angelical de Dios, llamado el Ángel del Pacto, un cuerpo angelical. Y el cuerpo angelical que obtienen los creyentes en Cristo es llamado también el ángel de la persona.

Recuerden que cuando Pedro estuvo preso, luego del rey, luego de Herodes darle muerte ¿a quién fue, Miguel? ¿A Santiago fue? Habían matado a uno de los apóstoles y metieron preso al apóstol Pedro y al otro día lo iban a sacar para presentarlo al pueblo, ¿y a quién habían matado primero? A Jacobo, ¿ven? (Yo dije Santiago y él dijo Jacobo, estamos bien los dos, porque Jacobo y Santiago es el mismo. O sea, que mi apellido: Santiago, también es Jacob o Jacobo).

Y Pedro estaba muy tranquilo en la cárcel, dicen que estaba dormido, y uno que no está tranquilo se desvela, se le va el sueño pensando que al otro día, pues lo van a matar… recuerden que Jacobo ya con el nombre cambiado, pues ya el significado es Jacob, cambia también. Así que, les doy esto para que sepan esto de los cambios de nombres.

Y ahora, encontramos que Pedro ahí en el libro de los Hechos ya está atado con cadenas y no está atado al piso ¿verdad Miguel? No está encadenado al piso o también al… ah, dos soldados, más difícil para escapar, uno cada lado y dos en la puerta ¿verdad? O sea, que aparentemente estaban presos, pero era para guardar al preso que estaba en la cárcel, porque era el apóstol más importante: San Pedro, y no quería el rey que escapara porque lo iba a presentar al pueblo ¿para qué? Para matarlo.

Y Pedro está lo más tranquilo, o sea, Pedro, pues podía estar tranquilo porque recordaba las palabras de Cristo de San Juan, capítulo 21… capítulo 21 de San Juan, que fueron las palabras de Cristo directamente al apóstol Pedro. San Juan, capítulo 21, versos 15 al 19 dice:

“Cuando hubieron comido…”

Recuerden, ya Jesús está resucitado con Su cuerpo glorificado, por consiguiente está jovencito como de 18 a 21 años de edad:

“Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos (estos corderos, pues son los creyentes en Cristo).

Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.”

Los corderitos, pues son los niños; las ovejas, pues ya son las personas mayores. Y ahora, en los términos de ovejas, pues los corderitos, pues son los que no llevan mucho tiempo de haber nacido, y por consiguiente, pues son los creyentes, pues no llevan, ni siquiera habían nacido todavía, nacieron el Día de Pentecostés, nacidos de nuevo (eran creyentes). Luego más adelante le dice:

“Pastorea mis ovejas.

(Luego) Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez.”

Es como algunas personas, se les pregunta una cosa, y dicen “sí,” y después al rato se le pregunta de nuevo, y dice: “Sí,” y se le pregunta la tercera vez y: “Bueno, ¿será que no cree que yo le dije que sí? ¿No lo entiende o no me escuchó?” y ya algunos se molestan: “Pero si ya te dije que sí,” bueno, Pedro, pues tenía ese, le llaman ese genio así, y ya no se molestó sino que se puso triste: “¿Será que no cree que yo lo amo?” ¿Ven? Ya es la parte del sentimiento: “¿Será que no cree que yo lo amo?”

“Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo.”

O sea, le reforzó ahí lo que en otras ocasiones le había dicho ahora se lo reforzó: “Señor, tu sabes todas las cosas, tu sabes que te amo.” Ahora, ya no le pone como decimos la papa caliente que le pone el Señor en las manos, ahora se la devuelve más caliente: “Señor, Tú sabes todas las cosas, Tú sabes que te amo.” y entonces el Señor le dice:

“Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.”

O sea, que la comisión fue tres veces confirmada, las ovejas, los creyentes en Cristo tienen que ser pastoreados; no hay ovejas sin pastor, ni pastor sin ovejas, una cosa identifica la otra; si es pastor, pues es porque tiene ovejas, que le han sido encomendadas, son las ovejas del Señor y por lo tanto las tiene que cuidar bien, está como un administrador trabajando en esa labor pastoral.

Y Cristo fue el que le confió a esa persona esas ovejas, y cuando aparezca el pastor de las ovejas, dice Pedro: “Entonces es que tendremos que dar cuentas al Señor por las ovejas que Él nos dio para que estuvieran siendo bien pastoreadas,” ¿dónde es que Pedro dice: “Cuando aparezca el pastor de las ovejas”? vamos a ver, San Pablo también habla de eso, Primera de Pedro, capítulo 5, verso 2 en adelante dice:

“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;

no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.

Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.”

O sea, que el premio, la recompensa viene en la Venida del Señor, el Príncipe de los pastores, el pastor principal o dueño de todas esas ovejas. Recuerden que Cristo dijo: “Mis ovejas oyen mi Voz y me siguen, y yo las conozco, y las mías me conocen, y yo les doy Vida eterna.”

Escuchan la Voz de Cristo para recibir Vida eterna, y Cristo dice: “Nadie las arrebatará de mi mano, mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre,” esos son los creyentes en Cristo, las ovejas que el Padre le dio.

Y ahora, Cristo ha colocado en las manos de los pastores esas ovejas que el Padre le dio para que las busque y les dé Vida eterna. Por lo tanto, las personas creyentes en Cristo no son cualquier cosa, son las personas más importantes de Dios, son nada menos que las ovejas del Padre que le han sido dadas a Cristo para que las busque y les dé Vida eterna. San Lucas, capítulo 19, verso 10 dice y también en San Mateo, capítulo 18, versos 11 al 14, ahí compara también esas personas con ovejas, dice:

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

En palabras más claras, vino a buscarme a mí y a salvarme a mí, ¿y a quién más? A cada uno de ustedes también. Y ahora, vamos a leer aquí San Juan, capítulo 10 para que lo tengan tal y como Cristo lo habló, dice capítulo 10, verso 27 en adelante, dice:

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Yo y el Padre uno somos.”

Y ahora, Cristo en Su cuerpo físico y Cristo en Su cuerpo angelical, vean, en el cual y en los cuales estaba Dios, así como podemos decir: “Yo y mi cuerpo somos uno, porque es el cuerpo donde yo estoy viviendo, es la parte física mía, y el cuerpo espiritual es la parte espiritual o angelical mía. Pero yo soy alma viviente que vivo, me comunico en la dimensión espiritual por medio del cuerpo espiritual.”

Así todos hacemos las cosas espirituales que están ligadas al cuerpo espiritual, cuerpo angelical, y las cosas físicas, trabajo físico, todas las cosas físicas, pues con el cuerpo físico, cuerpo que nos ha sido dado para las cosas físicas de aquí de la Tierra, el cual también tiene cinco sentidos, así como el espíritu también tiene cinco sentidos. Para las cosas espirituales, las cosas invisibles, se usan los sentidos del espíritu, y para las físicas, pues se usan los sentidos del cuerpo físico.

Y ahora, tenemos la facilidad de comunicarnos con las cosas físicas y las cosas invisibles o cosas espirituales. El ser humano de la actualidad es más inteligente que el de cien años atrás, las cosas que sabían los de cien años atrás, ahora los niños entran a la computadora y dicen: “Mira papi, esto es así y esto es así,” pero los animales, ustedes encuentran los monos que siguen brincando en los árboles, comiendo bananas y así por el estilo, y la forma de hablar, de comunicarse, la misma.

El ser humano, vean, habla diferentes idiomas, ya no está, quizás como en el principio: que tenía, iba para tal lugar, ir a pie, después cuando aprendió a montar en burro, pues era lo más manso, y después ya aprendió a domar caballos porque era más difícil, y aprendió a viajar en camellos también, aprendió a ponerle carretas, hacer la carreta luego que hizo las ruedas; sin hacer, descubrir lo de las ruedas, pues no podía hacer carretas, porque cómo va una carreta… sería una carreta de esas que se arrastran como en la nieve, y la tierra, pues da mucho trabajo para los bueyes.

Aunque también se puede hacer, pero la de viajar en carretas con ruedas, pues lo descubrió luego el ser humano, pueden ver, va cada día aprendiendo más y usando ese conocimiento para adelantarse.

Luego también descubrió la bicicleta, luego descubre el automóvil, los motores, y ya, pues viaja a distancias más lejanas antes, y también los barcos de vapor y cosas así, y luego sigue así el ser humano creciendo en conocimiento; ya potencialmente lo tenía, pero no se había desarrollado en el ser humano todo ese potencial que tiene.

Luego inventa el automóvil, más adelante el avión, y ya va por los cohetes y por las naves espaciales, y el ser humano está temiendo que este planeta que es gemelo a Venus, le pase lo que le sucedió a su planeta gemelo, que por los vientos solares, los volcanes y todas esas cosas, en la actualidad está sin vegetación; es roca, no hay así tierra como la hay en el planeta nuestro, no hay vegetación y la temperatura está como está aquí, pero con un cero más.

O sea, a unos 400 grados donde no puede vivir, los animales no pueden vivir, los peces tampoco y mucho menos el ser humano, y la ciencia, los científicos creen que eso mismo le va a pasar al planeta Tierra, por eso es que ustedes ven buscando para otros planetas a ver si la situación climática en otros planetas es favorable para el ser humano.

Pero no crean que si descubren un planeta donde sea favorable, van a llevar a todos los habitantes de la Tierra para allá, se van allá los que tengan las facilidades para ir, y por supuesto los políticos y los científicos son los primeros.

De allá, pues escribirán, nos mandarán mensajes a la Tierra: “¿Cómo están las cosas allá?” Y desde allá ellos sabrán sin que le digamos, cómo están las cosas acá en la Tierra. La situación en la Tierra está bastante difícil, pero esa es la condición en que Cristo dijo que estaría la Tierra, el planeta, y estaría la raza humana.

En San Lucas, capítulo 21, dice que la Tierra tendría terremotos, maremotos, tsunamis, esto es lo que en la actualidad estamos viendo, y habría temor y expectación en la Tierra de las cosas que han de venir sobre el planeta Tierra, desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de todas esas cosas que han de venir, por el sonido del mar y de las olas, esto es maremotos y tsunamis, y terremotos, todas esas cosas, pero ya están profetizadas, por lo tanto, tienen que cumplirse.

Por lo tanto, el ser humano científicamente ha visto que en la Tierra no hay esperanza para el ser humano, a medida que pasan los años menos esperanza hay para el ser humano. Con el calentamiento global a causa en parte del mismo ser humano que ha causado el calentamiento global, y en parte por fuerzas externas, fuerzas de las galaxias, la Tierra está teniendo graves problemas, está débil; la Tierra está con dolores departo, para surgir de la Tierra, del corazón de la Tierra, lava volcánica y ceniza para que se produzca un terreno fértil y terreno apropiado para el Mesías que va a venir y a reinar, a establecer Su Reino en la Tierra, y ahora está con dolores de parto para dar, digamos, una tierra mesiánica, para un Reino mesiánico que establecerá el Mesías Príncipe.

Cuando el pueblo hebreo fue libertado de la esclavitud en Egipto, y el pueblo hebreo llegó a la Tierra prometida, Dios le dijo a Su pueblo que no tomara las costumbres de los pueblos que habitaban en esa tierra, no practicaran las religiones que ellos practicaban (la idolatría), porque así como la tierra vomitó a los moradores que allí vivían, los vomitaría a ellos, a los hebreos, si se contaminaban con la idolatría, con costumbres paganas.

La Tierra en la actualidad como que está vomitando a los moradores de ella en muchos lugares, y eso va a ser a nivel mundial, y han comenzado los dolores de parto; cuando ocurra el terremoto de California, ahí tendrá que venir la resurrección de los muertos creyentes en Cristo, recuerden que cuando Cristo y los santos del Antiguo Testamento resucitaron, hubo un terremoto, y así va a ser para este tiempo final, y los vivos, pues seremos transformados.

Aunque no hay esperanza para el mundo, para la humanidad, para mí hay esperanza, ¿y para quién más? Para ustedes también, en el libro de los Salmos dice: “Mi esperanza es el Señor,” Él es mi esperanza, Él es nuestra esperanza, no hay otra esperanza, usted busca cualquier otra forma para usted pensar que va ir mejor a la raza humana, y no la encuentra, no hay futuro para la humanidad, excepto para los creyentes en Cristo.49.04

Y mientras más se acerca el tiempo o lapso de tiempo llamado la gran tribulación que durará tres años y medio y que corresponde a la segunda parte de la semana número setenta de la profecía de Daniel, capítulo 9, más se afecta el planeta Tierra; mientras más nos acercamos a ese tiempo, más dolores de parto le vienen a la Tierra.

Pues cuando la mujer está en el tiempo para dar a luz, comienzan los dolores de parto gradualmente, bien separado el uno del otro, ¿ven? Terremotos y maremotos uno en un lugar y otro por allá lejos, pero después surgen más cerca el uno de lo otro, más corridos los terremotos, y ya es que los dolores apretaron, ya está más cerca la Tierra del Reino Milenial.

Y ya los dolores de parto están bastante fuerte para el planeta Tierra, no hace mucho un volcán estuvo en erupción, se activó, eso fue por ahí por Islandia, cerca del Reino Unido, o sea, cerca de Inglaterra, y tuvieron que parar el tráfico aéreo, muchas personas quedaron en los aeropuertos no sé por cuántos días, unos 15 días sin tráfico aéreo en Inglaterra y otros países; y luego por causa de la nube de ceniza volcánica, porque eso se mete en los motores de los aviones y los daña, y cualquiera, pues prefiere quedarse en el aeropuerto sentadito esperando unos cuantos días y no montado en un avión que se vaya a dañar lo motores allá en al aire, y después ¿quién lo va a bajar de allí? ¿Quién lo va sacar vivo de allí?

¿Recuerdan, cuando se metieron unas gaviotas (¿era?) o algo que iba volando y se metieron en el motor de un avión? Garzas de esas, ¿y el avión cayó Miguel? Cayó porque si no funciona el motor, pues tiene que bajar por las buenas o por las malas, y casi siempre bajan por las malas.

Otra vez detuvieron el tráfico aéreo, parece que el volcán volvió activarse, volvió a tirar lava volcánica y ceniza, algo pasó en estos días otra vez, y aguantaron el tráfico aéreo de nuevo; y Miguel, por ahí tenemos que pasar el próximo mes, por ahí cerca… hay otras rutas también Miguel.

Dios nos va ayudar, pues vamos a estar el próximo mes en Israel juntamente con todos los que tienen planeado estar allá, porque vamos a tener, a cumplir los compromisos que ya tenemos; aunque en tiempos como estos, pues a uno no le da deseos de viajar por causa de los peligros y también el problema económico que hay en todas las naciones.

Y las personas, pues tienen que guardar lo más que puedan para, si se quedan sin trabajo, tener con qué tener los alimentos para su familia, ya uno ahí corta los gastos de cosas que no son necesarias, corta viajes, corta ropa también, gastos de ropa, porque con las que uno tiene ya puede seguir hasta que se arreglen las cosas, pero sin comida no puede seguir, por lo tanto, se le da la prioridad a lo que es realmente necesario.

Eso fue lo primero como primera necesidad que tuvo el ser humano: la comida, no tuvo como primera necesidad la ropa, después le fue dada la ropa, pero ya con la ropa que tenemos ya para muchos hasta que se pongan las cosas mejor, mejores, pues cuando ocurren esos problemas a nivel internacional o nacional, pues hay que resolver en la mejor forma.

Ahora, estamos en el tiempo en que la Tierra está con dolores de parto para dar a luz un planeta renovado, y si esto es así para el tiempo de la gran tribulación, ¿cómo va ser después del Reino Milenial? Donde el planeta Tierra va a pasar por fuego que lo va a purificar completamente, ahora es purificación para el Reino Milenial, después será purificación para entrar a eternidad y Dios colocar Su Trono celestial en esta Tierra.

Ahora, tenemos que orar a Dios, pedirle a Dios que nos cuide porque los días son peligrosos, hay muchos peligros con volcanes, tsunamis, terremotos también; deben también saber cómo desenvolverse en casos de cualquier problema de estos, porque a causa de los problemas del calentamiento global, los polos, los hielos polares se están derritiendo, y eso va a causar problemas en las costas, y va a causar también más terremotos.

Por lo tanto, si uno puede moverse de un lugar que se inunda a uno que no se inunda, porque si uno vive en un lugar que se inunda, ¿cómo será más adelante cuando el nivel de los mares suba? Pues se va a inundar mucho más. O sea, que uno puede tomar ciertas precauciones por el bienestar de la familia.

Hay una historieta que dice de un hombre, que habla de un hombre creyente en Dios que estuvo pasando por un tiempo, el lugar donde vivía por un tiempo de una inundación grande, y él oraba para que el Señor lo salvara a él y su familia, y vinieron en lanchas recogiendo a las personas como ustedes ya saben que se hace (y ustedes más acá en Villahermosa saben acerca de eso), y no se quiso montar en la lancha, y dice: “No, el Señor me va a salvar, Él es mi Salvador, me va a salvar.”

Y se fueron la gente, recogieron otros y se fueron, y después llega un helicóptero buscando esos otros que están perdidos en medio de la inundación, y el hombre ya se había subido al techo porque el agua de la inundación ya había subido mucho, y sigue orando el hombre a Dios para que Dios lo salvara, y aparece un helicóptero buscándolo y él no se quiso montar: “No, no, Dios me va a salvar, el Señor me va a salvar, yo sirvo a Él y Él me va a salvar,” y se fue el helicóptero, siguió subiendo el agua y se ahogaron él y su familia.

Cuando llegan al Cielo, allá comienza a reclamar también: “Señor, yo te sirvo, siempre te he servido, he sido fiel a ti y estaba esperando que me salvaras en esa inundación y no me salvaste a mí y a mi familia,” el Señor le dice: “Te envié una lancha y no quisiste montarte, luego te envié un helicóptero y no quisiste tampoco.” Es que esa era la forma de Él salvar a esa persona y su familia y a los que estaban allí.

Es como en el tiempo de Noé, a los que estaban allá en la quinta dimensión, lo que le llaman infierno, cuando Cristo va allá podían decirle a Cristo que no tuvieron forma de salvación, y Cristo podía decirle a ellos: “Le dije a Noé que hiciera un arca para que se salvaran y no quisieron entrar, lo criticaron. Noé habló de mi.”

O sea, habló de Cristo cuando les dijo Noé que Dios le mandó a construir un arca, fue Dios por medio del Ángel del Pacto, por medio de Cristo el que le hablaba a Noé, como le hablaba también a Adán y a todos los profetas.

Vean, siempre hay una forma de escapar de los juicios que vienen sobre la Tierra, pero tenemos que tener nuestros ojos espirituales bien abiertos para captar la forma de ser afectados o por lo menos de no ser afectados tanto como las demás personas.

Por ejemplo, en el tiempo del reverendo William Branham, cuando Dios profetizó por medio de él acerca de California, lo cual ya los científicos saben que se va a hundir, él le dijo a los que seguían su mensaje que salieran de esa área de California, de los Ángeles, California, de toda esa área porque se va a hundir; les recomendó que se fueran a de esa área, si se quedan allí y viene el terremoto, pues no pueden decir: “Ahora Señor, sálvanos,” “Te envié el precursor, un Profeta tan grande para que te avisara, y no hiciste caso.”

Ya pues con lo que fue dicho, ni siquiera ya hay necesidad de estar diciéndolo de nuevo, pero para el que quiere escapar, pues que siga lo que Dios ya ha dicho.

Ahora, pues la Tierra completa está en grave peligro, pero ¿cómo podemos preparanos para escapar? Pues preparando nuestras vidas con Cristo, teniendo a Cristo dirigiendo nuestras vidas y bien agarrados de Cristo y Su Palabra correspondiente a nuestro tiempo, porque la única forma de escapar del juicio que viene es siendo transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. No hay otra forma para escapar de esos juicios divinos y de las consecuencias que traerán a la raza humana esos juicios divinos.

Por lo tanto, tenemos Palabra de Dios (…esto no es del calentamiento global, sino de la humedad probablemente). Estamos en un tiempo muy importante en el cual muchas bendiciones de parte de Dios están prometidas para mí y para todos los creyentes en Cristo.

Por lo tanto, estemos preparados, sabemos que va haber, va a surgir en medio del Cristianismo una Gran Carpa-Catedral a la cual fue transportado el reverendo William Branham, la vio, estuvo dentro de ella, vio muchos detalles de ese lugar, y dice que Dios le dijo que eso es la tercera etapa.

Y la tercera etapa también es la espada, la espada en la mano, y la espada en la mano es la Palabra, es lo que mismo que la espada en la boca, y la Palabra siempre viene a la Iglesia del Señor Jesucristo bajo el nuevo Pacto, como venía bajo el antiguo pacto al pueblo hebreo, por medio del Espíritu de Dios a través de los profetas que Dios enviaba a Su pueblo. “Porque no hará nada el Señor sin que antes revele sus secretos (¿a quiénes?) a Sus siervos, Sus profetas.” [Amós 3:7].

Y ahora, para el tiempo final así como Dios tuvo un mensajero en cada edad, tendrá un mensajero en medio de Su Iglesia en la etapa llamada la Edad de la Piedra Angular, la edad de la adopción, la edad de oro de la Iglesia, la única edad en la cual se llevará a cabo la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos.

¿Y cómo sabemos que es para nuestra edad? Porque ya las otras pasaron y no ocurrió en las otras edades. Es para este tiempo final, para el Día Postrero, y ya comenzó el Día Postrero y tenemos dentro del Día Postrero ya unos diez años conforme al calendario gregoriano, y el calendario gregoriano está atrasado para colmo. O sea, que podemos tener ya más de diez años dentro del Día Postrero.

Así que, estemos preparados, y ministros obreros, gente de trabajo, adelante trabajando en la Obra del Señor, y recuerden las palabras de Cristo dichas a Pedro que son también para todos los ministros: “Pastorea mis corderos, pastorea mis ovejas, pastorea mis ovejas,” atendiendo entonces las ovejas del Señor, los creyentes en Cristo en el redil del Señor, la Iglesia del Señor Jesucristo, y que Dios les bendiga y les use grandemente en Su obra en este tiempo final.

Si no se los había dicho, pues, si se los había dicho, les reitero que aprecio y agradezco mucho el respaldo que le están dando al proyecto de La Gran Carpa-Catedral en Puerto Rico, y el respaldo que le están dando a la obra misionera y evangelística junto a los ministros y al reverendo Miguel Bermúdez Marín, y también por el respaldo que le están dando a AMISRAEL.

Que Dios les bendiga y les guarde, y nos veremos mañana Dios mediante en la actividad correspondiente. Mañana, pues habrá ¿cuantas actividades? Dos actividades mañana. En la mañana con toda la congregación, y a las 5:00 de la tarde con los jóvenes.

Bueno, que Dios les bendiga y les guarde, y muchas gracias por vuestra amable atención, y nos continuaremos viendo mañana Dios mediante, y nos continuaremos viendo por toda la eternidad.

Dejo por aquí al misionero Miguel Bermúdez Marín, el cual, pues fue el que me pasó, y yo nuevamente le entrego aquí los micrófonos para que él concluya también su parte en esta ocasión.

Dios les bendiga y les guarde a todos.

“MAESTRAS Y NIÑOS CRECIENDO CON TEMOR DE DIOS, DAMAS SIRVIENDO A JESUCRISTO CON AMOR DIVINO CON LA REVELACIÓN DEL DÍA POSTRERO, JUNTO A LOS MINISTROS, OBREROS, GENTE DE TRABAJO.”

Ir arriba