Conferencias

El misterio del Libro de los Siete Sellos
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email
Share on print

Descargas

Traducciones

El misterio del Libro de los Siete Sellos

Muy buenas noches, amados amigos presentes; es para mí un privilegio estar con ustedes en esta noche, y así tener la oportunidad de darles a conocer el Programa Divino correspondiente para este tiempo.

Quiero leer una Escritura aquí en Apocalipsis, capítulo 5, verso 1 al 4, y dice en la siguiente forma:

“Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.

Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?

Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo.

Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo”.

Este es EL LIBRO MISTERIOSO DE LOS SIETE SELLOS. Veamos entonces EL MISTERIO o EL GRAN MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS.

Este Libro sellado con siete Sellos es tan importante que aquí en el capítulo 5 de Apocalipsis lo encontramos en la mano de Dios. Dice que Dios aquí lo tiene en Su mano derecha. Es tan importante que lo encontramos aquí en la mano derecha de Dios. Así es que no es un libro cualquiera, sino que es el Libro más importante de los Cielos y de la Tierra.

Este es el Título de Propiedad de los Cielos y de la Tierra, y aquí están escritos los nombres de todos los escogidos de Dios. Este también es llamado el Libro de la Vida del Cordero. Es el Libro más importante (como les dije) de los Cielos y de la Tierra. Y este Libro contiene los derechos a la vida eterna, a la juventud eterna, a la felicidad eterna; contiene los derechos al dominio sobre toda la Creación, sobre toda la naturaleza.

Este Libro es tan importante que se encuentra, en el capítulo 5 del Apocalipsis, en la mano derecha de Dios.

En una ocasión este Libro fue entregado a un hombre: Adán, cuando Dios colocó al ser humano en la Tierra1; pues Dios hizo a Adán a Su imagen y semejanza2. Él le formó un cuerpo en la sexta dimensión y allí lo colocó. Ese cuerpo de la sexta dimensión se conoce como teofanía o cuerpo de la Palabra; ese es el espíritu teofánico de Adán, el cuerpo que Dios le dio en la sexta dimensión.

Y luego, encontramos que Dios le dio autoridad, dominio, señorío, sobre toda la Creación; y lo instruyó allí en la sexta dimensión, le dio Su Palabra; y luego lo trajo aquí al planeta Tierra, y le formó un cuerpo terreno del polvo de la tierra; y fue colocado Adán dentro de ese cuerpo del polvo de la tierra creado por Dios. Y Adán aquí en la Tierra fue colocado como Señor y Rey de esta Tierra, y todo lo que esta Tierra tiene.

Adán tenía señorío sobre todos los animales, los peces del mar, las aves del cielo, los árboles: sobre todo, Adán fue colocado como Señor y Rey. Adán, teniendo el Título de Propiedad, él tenía esos derechos; y el podía hablar la Palabra a los animales, o a los peces, o a las aves, o a los árboles, y todo le obedecería a él. Por lo tanto, Adán estaba en la posición más importante en la cual un ser humano puede estar.

Y Adán tuvo ciertos problemas allá en el Huerto del Edén, a causa de su compañera, de su esposa, y cayó de esta bendición; y este Título de Propiedad regresó a la mano derecha de Dios. Y Adán, por cuanto perdió ese Título de Propiedad y los derechos a ese Título, perdió también todos los derechos que ese Libro contiene3. Por lo tanto, Adán perdió sus derechos a la vida eterna.

Adán podía vivir eternamente, pero con la caída perdió los derechos a la vida eterna, a la juventud eterna, a la felicidad eterna, a la salud eterna; a todo lo eterno, Adán perdió esos derechos, porque esos derechos están contenidos en ese Libro de los Siete Sellos.

Ahora, luego de la caída del Huerto del Edén, el ser humano ha estado apareciendo en este planeta Tierra sin vida eterna; ha estado pasando por este planeta Tierra en una forma pasajera; como un peregrino ha aparecido en esta Tierra: nace, crece y después muere.

Ahora, todo esto ha acontecido porque el Título de Propiedad de toda la Creación (que contiene todos estos derechos a la vida eterna, a la juventud eterna, a la felicitad eterna, a la prosperidad eterna, y todas estas cosas buenas y eternas), por cuanto este Título de Propiedad regresó a la mano de Dios, el ser humano no ha podido vivir —después de la caída— no ha podido llegar a mil años en el cuerpo físico, no ha podido continuar viviendo en el planeta Tierra mil años o más; porque cayó en el Huerto del Edén y perdió todos los derechos al perder el Título de Propiedad: por esa causa, este Libro sellado con siete Sellos es tan importante.

Ahora, este Libro, conforme al Programa Divino, tiene que regresar al ser humano, por cuanto Dios ha prometido a la raza humana que el ser humano, representada la raza humana en los escogidos, regresarán a la vida eterna. Él ha prometido que los escogidos recibirán un cuerpo eterno, incorruptible, inmortal, para vivir por toda la eternidad. Y para que eso pueda ser posible, este Libro sellado con siete Sellos tiene que regresar a la raza humana.

Ahora, vean ustedes, Dios por medio del apóstol San Pablo dice en Primera de Corintios, capítulo 15, verso 49 en adelante:

“Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial”.

Así que Él promete que los hijos de Dios, los escogidos, traerán la imagen del Señor Jesucristo. Y al poseer la imagen del Señor Jesucristo, entonces obtendremos vida eterna en ese cuerpo que Él ha prometido para Sus hijos. Dice:

“Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados (una transformación viene para los hijos de Dios, para regresar a la vida eterna; dice),

en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”.

Seremos vestidos de inmortalidad y entonces seremos eternos: regresaremos a la inmortalidad con un cuerpo eterno. Y dice:

“Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria”.

La muerte va a desaparecer de los hijos de Dios cuando seamos transformados, los que estamos vivos, y los que murieron en el pasado, creyendo en Jesucristo, hayan resucitado; entonces regresamos a la vida eterna, a la inmortalidad. Y para esto se requiere el Título de Propiedad, que contiene todos estos derechos a la vida eterna, a la juventud eterna, a la inmortalidad, a la felicidad eterna, a la prosperidad eterna, y a todas las cosas buenas y eternas que Dios señaló para Sus hijos.

Ahora, este Libro sellado con siete Sellos es lo que cada hijo de Dios necesita recibir, necesita conocer, para que obtenga los derechos a la vida eterna nuevamente: los derechos a la juventud eterna y a todo lo eterno que Dios ha señalado para Sus hijos.

Por esa causa, en Apocalipsis, capítulo 5, encontramos que cuando llega el tiempo para el regreso a la vida eterna de los hijos de Dios, se requiere que alguien tome este Libro sellado con siete Sellos y lo abra, y vea lo que está dentro escrito, y se dé a conocer; para que así, las personas que reciban este Libro en su revelación, obtengan el derecho a la vida eterna, a la inmortalidad, a la juventud eterna, y a todo lo eterno.

Y ahora, aquí en el capítulo 5 de Apocalipsis, llega el tiempo, el momento, para la apertura de ese Libro y el regreso de ese Libro a la raza humana; por esa causa se requiere que alguien… como dice este Ángel [verso 2]:

“Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? (porque había llegado el tiempo para la apertura de ese Libro, para tomar ese Libro y abrir esos Sellos)”.

Ahora, ese tiempo es el fin del siglo, ese tiempo es el tiempo en el cual nosotros estamos viviendo; y estas cosas se llevan a cabo en el Cielo, ante la presencia de Dios, que es el que tiene este Libro en Su mano derecha. Y luego es dado a conocer todo esto a la raza humana, para que la raza humana pueda recibir los beneficios de la apertura de ese Libro; porque este Libro contiene las más grandes bendiciones que Dios ha prometido para los hijos de Dios, para el fin del tiempo y para el glorioso Reino Milenial, y para toda la eternidad.

Por lo tanto, este Libro es necesario que sea tomado y sea abierto en el Cielo, para que se puedan abrir para nosotros todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros en este tiempo final; y podamos nosotros regresar a la inmortalidad, a la vida eterna, con un cuerpo eterno, inmortal e incorruptible: y así seamos a imagen y semejanza del Señor Jesucristo.

Por esa causa este Libro misterioso de los Siete Sellos es tan importante para Dios y para todos los que moran en el Cielo, y para nosotros también: porque es el Título de Propiedad de toda la Creación, es el Libro de la Redención; y ahí están los que pueden regresar a la vida eterna, tienen sus nombres escritos ahí.

El Señor Jesucristo dijo a Sus discípulos en una ocasión, cuando vinieron muy contentos porque habían echado fuera demonios en el Nombre del Señor Jesucristo, Él les dijo: “No se alegren de esto, sino de que vuestros nombres están escritos en el Cielo”4. ¿Dónde? En el Libro de la Vida del Cordero, están escritos en el Cielo vuestros nombres, en el Libro de la Vida.

También el apóstol San Pablo, escribiendo a los hebreos, estuvo hablándoles de nuestros nombres escritos en el Cielo; y dijo en el capítulo 12 de Hebreos, versos 22 en adelante, dice:

“… sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos”.

La congregación de los primogénitos son los escogidos, que a través del tiempo han estado apareciendo en este planeta Tierra pero que tienen Sus nombres escritos en el Cielo, en este Libro de la Redención, en el Título de Propiedad, en el Libro misterioso de los Siete Sellos.

Por esta causa es tan importante este Libro de los Siete Sellos: ahí están nuestros nombres; y con la apertura de este Libro se abrirán todos los misterios de la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

Pero mientras este Libro ha permanecido sellado con los siete Sellos, para los seres humanos hay muchos misterios bíblicos, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, que no han podido comprender; pero se requiere la apertura de este Libro para que quede completamente abierta toda la Biblia y pueda ser entendida por los hijos de Dios. Así es que este Libro sellado con siete Sellos es el Libro más importante de los Cielos y de la Tierra.

Hemos visto en esta noche que este Libro es un libro misterioso, y es el Libro que contiene los misterios de la Biblia; y con su apertura se abre toda la Biblia, y todos los misterios de la Biblia se hacen sencillos para ser comprendidos por los hijos de Dios.

Este es: “EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS”.

Mañana continuaremos hablando sobre este Libro misterioso de los Siete Sellos y las cosas que contiene, las bendiciones que están ahí, y las cosas que acontecerán con la apertura de este Libro, las cosas que acontecerán en el Cielo y en la Tierra, las cuales afectarán en una forma directa a cada uno de nosotros; y queremos que nos afecte en una forma positiva, porque ahí están las bendiciones de Dios correspondientes para el fin del siglo, para nuestro regreso a la vida eterna, nuestro regreso a la inmortalidad. Y todo esto está en este Libro de los Siete Sellos; por esa causa es el Libro más importante de los Cielos y de la Tierra.

“EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS”.

Ya estamos viendo EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS. Esta noche hemos comenzado…, ayer también en la noche habíamos tenido una actividad como introducción, que no estaba en la lista de las actividades, pero que fue de mucha ayuda para los que allí estuvimos.

Esta noche, para los que no estuvieron ayer, hemos comenzado a ver: “EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS”.

Que Dios nos ayude en estos días, y nos permita ver todo el misterio del Libro de los Siete Sellos; porque en este Libro está, en una forma simbólica, está lo que sería la historia del cristianismo durante la Dispensación de la Gracia, y también lo que será la historia del Reino de Dios bajo la Dispensación del Reino; y está ahí también el Mensaje correspondiente para la Dispensación del Reino, como también está el Mensaje para la Dispensación de la Gracia.

Así que vean ustedes, este Libro sellado con siete Sellos contiene miles de años en una forma simbólica; pero estos símbolos son dados a conocer con la apertura de este Libro.

Mañana estaremos viendo quién toma ese Libro y abre esos Sellos. Esta noche hemos visto EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS, y hemos visto en la mano de quién ha estado: en la mano derecha de Dios, del que está sentado en el Trono. Y hemos visto que en el capítulo 5 ha llegado el tiempo para la apertura de ese Libro.

Es el tiempo más importante del Programa de Dios para todos los hijos de Dios y para todo el Programa de Dios.

Así que mañana continuaremos viendo el misterio de este Libro, en el personaje que es digno de tomar ese Libro y de abrir esos Sellos.

“EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS”.

Que Dios nos bendiga a todos, que Dios nos guarde; y que todos en estos días podamos ver: “EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS”.

Con nosotros nuevamente Miguel Bermúdez Marín.

Muchas gracias por vuestra amable atención, y pasen todos muy buenas noches.

“EL MISTERIO DEL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS”.

[Revisión diciembre 2020]

1 Génesis 2:7

2 Génesis 1:26

3 Génesis 3

4 San Lucas 10:20

Ir arriba